Mic Azul | Poesía

por / Mic Azul

ilustración / Ana Giacone

 

No me importa si estoy cómoda o no, ya no me importa nada creo, y me sigue importando todo.

Lo único que me importa es estar en la cama haciendo nada, sintiendo al lado la respiración de mi gato.

Todo lo demás se tornó una continuidad de cosas que ya no me gustan hacer.

Leí un articulo sobre las chicas y la mestruación, mientras escribo esto la sangre corre hacia un toallita impregnada de olor a endometrio que tomó un olor fatal por el contacto con el aire.

Una industria de toallitas, las clásicas toallas days ya no existen más, ahora se llaman kotex.

La sensación que ya no es certeza, de estar sintiendo todo al mango, las realidades bien transparentes.

El día no suma, no se que pasa es sábado 24 de octubre y hace mucho frío.

Mucho frío, no entiendo nada, el tiempo esta en cualquiera.

Arrodillada en el piso escribo, con mis manos en la cama, al lado mi gatito Quito, que respira cálidamente como si nada le afectara. Cada tanto un poco eufórico se lame alguna parte del cuerpo, pero automáticamente vuelve a su posición habitual de reposo. Es algo así como las patitas de atrás unidas a las patitas de adelante, su cola pegada a esas patitas uniéndose a su cabezita, que cae en el acolchado azul suavecito, no tan suave como el. Por que el es más suave.

Esta primavera me siento desconcertada.

No hay flores, no hay calor. No hay ganas de seguir haciendo nada.

Solo dormir.

Lo mejor de cuando estoy despierta es nadar.

Que es la nada que es todo, lo más azul y hermoso que hago.

Después esperar a que llegue el 2017, así de fácil como despegarse la piel cuando en realidad los años no existen, ¿o si?

El sol girando, la tierra también.

Mis plantas adentro del hogar se están pudriendo, mis verduras adentro de mi heladera se están pudriendo.

Y adentro mío también, se pudre todo y es sangre que no duele, que no molesta.

Que me mantiene más lucida, menos careta, más fea, un poco más podrida, quizás débil, pero no se, creo que esa no es la palabra correcta.

¿Un poco más sensible? no esa no. Tampoco es la definición correcta.

No se, entonces no se nada.

EL AÑO QUE VIENE SEGURO VAN A SACAR UN CELULAR MEJOR.

Que te va a medir todo, acá desde lo más cercano de la dominación capitalista, más lejos de vos, más cerca de ellos.

La revolución que estamos pasando es tan cercana que todavía no nos dimos cuenta.

El otro día visite un montón de países, y no me moví ni un segundo.

Ví osos cazando peces, ví hombres cazando osos.

Me ví a mi, mirando todo, me ví a mi mirándome.

Ví a los demás mirándome,

Los demás que somos todos.

Mientras tanto planeo un refugio, más que un refugio un búnker anti radiación, un búnker anti observación también.

Sigo soñando con la zona autónoma.

¿La única forma de estar lejos es estar más cerca?

No quiero estar todo el tiempo conectada.

Tengo miedo de no estar eligiendo correctamente.

Por lo pronto lo único que puedo hacer es escribir.

Por lo pronto lo único que puedo hacer es sentirme más mujer, más algo, más no se.

o más menos, menos, menos, menos.

Me vi tan cansada y abatida, me imagine arrastrándome por el piso desfigurando mi cuerpo contra el cemento,

Eso vi, mi paja total, mi paja total raspando con el filo de algo.

Todo así, como un velo que no puede ver nada.

¿Hasta cuándo va a continuar todo?

Tengo la puerta abierta, la luz que entra a través

refleja un rectángulo en la oscuridad.

Llama a los amigos que quieren entrar.

Esa luz llama a los amigos que quieran entrar.

Un bolso me tapa la cara mientras escribo en cualquier lado.

Solo bastó mirar el techo o el cielo,

cualquier lado, da igual.

Mire hacia arriba, suspire.

y pregunté:

¿Hasta cuándo Dios?

¿Hasta cuándo?

No llore, pero estuve a punto.

Estar a punto.

No tengo ganas, no tengo tiempo de descansar.

No tengo más tiempo.

Sos joven, estas cerca, pero no sabes de que.

Todo el día confundida, olvidándote de todo.

Te olvidas de todo.

No enténdes para que haces las cosas.

El era así con vos, por que tenía miedo,

todos mecanismos de protección y defensa.

Ahora estas sana y sigue haciendo lo mismo.

Dale tiempo a que vuelva a aprender.

Ahora odias un poco todo.

Date tiempo para entender o

para sentir de nuevo.

¿Sabés?

-Cualquier lugar es un refugio.

 

Que la época no te atrape

que la época no te marque

que la época no te atrape

que la época no te trace

que la época no te atrape

que la época no te encauce

que la época no te atrape

que la época no te encierre

que la época no te agarre.

no, no, no, no.

 

 

r2_chico

 

Busco la cosa, en forma de inteligencia como un refugio.

Inteligencia que conoce del conocimiento.

Adentro de cada célula de mi ADN, continúo buscando algo más.

Mi abuela se murió y no me vio nacer.

Me miro las manos y cuento cada linea como un recorrido dorado.

Como cicatrices sagradas.

Como un terrero que alguna vez tuvo un lago.

Ey necesito agua adentro mío,

agua que no se estanque,

no quiero agua estancada.

Estoy buscando la renovación, que el agua no sea siempre la misma,

fluir fluir fluir fluir fluir fluir fluir fluir fluir

por el lago renovado.

El terreno es el mismo, el agua siempre distinta.

El alimento es el alimento, no hay más para pedir.

No hay más para tener.

Confiar, por que tengo un secreto.

Confiar por que creo.

Confiar por que no hay nada para decir o cambiar.

Confiar por que el cambio no existe.

En este momento,

en este momento

clamo, no sé por que, lo hago.

Levanto una oración al cielo, miro y el sol me ciega,

Me acuesto en el piso el sol me ciega,

me saco la gorra y me tapo la cara.

El sol no me ciega más y lloro un poco.

Nadie lo nota, nadie lo ve

y nadie lo nota y nadie lo ve.

La construcción de mi interior

es mas frágil de lo que alguna vez creí

en esa fragilidad guardo un sol, en esa fragilidad

guardo un altar, un portal de luz.

Algún día, la inocencia se transformará en experiencia.

No importa cuando, no importa nada ya.

Ahora, es ahora.

 


Buenos Aires, 1990. Micaela Piñero, más conocida por su seudónimo Micazul. Lic. y Prof. en Artes plásticas UNLP, FBA. Se especializó en Pintura. Realizó exhibiciones de forma individual y colectiva en Argentina, Chile y Estados Unidos. Realizó clínicas, seminarios y workshops con Vasily Tretiakov, Ana Longoni, Rosario Bléfari, Leila Tschopp, Tomas Espina, Jose Luis Landet, Juan Manuel Wolcoff, Kenneth Goldsmith, Juan Carlos Pallarols, Juan Laxagueborde y Santiago Villanueva. Dentro de la poesía, conforma parte del colectivo de poetas mujeres “Las Pibas”. Habitando la palabra a través de recitales de poesía en CABA (Galería Patio Del Liceo, Espacio OM, MALBA, Centro Cultural Recoleta, Teatro Sarmiento, Centro Cultural Konex, Galeria Ruth Bentzacar y Centro Cultural Matienzo), en La Plata (Malisia, Tormenta, Galería NN) Festival Internacional Cervantino de Azul, Auto Body en Faena Arts Center, Arte BA 25, Festival Internacional de Poesía de Córdoba, y Fundación Pablo Neruda. Han ganado recientemente beca del Ministerio de Cultura de La Nación Argentina, presentándose en Córdoba, Mendoza y Santiago de Chile. Ha editado cinco poemarios y varias publicaciones independientes: Ofrenda (2012), Transformaciones (2013), Poemario Mar (2015), Arcoiris (2016), Abundancia (2016). El tema de su poesía es la fe, el amor, las chicas y la calle. A su vez forma parte del equipo de trabajo que lleva adelante el departamento de literatura del Club Cultural Matienzo, cuyas principales responsabilidades están a asociadas a la producción visual de afiches de difusión, programación y curaduría. Actualmente reside en la Ciudad de Buenos Aires, donde trabaja en su taller escribiendo poesía, realizando pinturas, esculturas en cerámica y joyas de cristal y metal.