“¿Por qué acá no?”

En Cochabamba la gente quiere fumarse un joint sin ser vistos como criminales; recién empiezan a organizarse pero las ganas de crecer son muchas. Piden consumo con fines recreativos y utilización medicinal.


 

image

 

¿Quiénes son?

Miguel Ángel “Mikito”: Somos parte del colectivo Comunidad Cannábica Bolivia y hemos venido trabajando la protesta ante la actual política anti-drogas de nuestro país, porque creemos que es un despropósito invertir 300 millones de dólares al año en una política que obviamente no está persiguiendo a los verdaderos narcotraficantes. Nosotros tratamos de concientizar a la sociedad para que entienda que lo que pedimos es simple: industrialización de la marihuana, consumo con fines recreativos y utilización medicinal. Consideramos que los legisladores tienen la obligación de hacer esto posible.

¿Cómo surgieron?

Nosotros surgimos por el mes de marzo de 2015 con la iniciativa de reunirnos y decir: “es hora de cuestionar la política anti-drogas vigente”, sabemos bien que esto no es justo y es por eso que tenemos que movilizarnos; en este sentido se organizó en Cochabamba una marcha la última semana de marzo de ese año, y posteriormente se siguió con otra en abril y luego en mayo una más, con una feria cannábica simultánea.

 

image


¿La organización de ustedes está en otras partes de Bolivia?

No precisamente, pero hay otras que comparten el mismo interés, claro que en ese sentido tratamos de buscar alianzas estratégicas. En algunos casos ha sido difícil, por el hecho de que es un acto de delincuencia hacer esto en Bolivia y hay muchos que tienen miedo. Así que por lo pronto estamos en Cochabamba, tratando de demostrar que no es nada del otro mundo y que es momento de abrir la mente.


¿Cómo convocaron a la gente que está presente hoy?

Básicamente esta es una actividad autoconvocada; hay páginas de Facebook con las que trabajamos. Creemos que las
redes sociales están para difundir y organizar.


¿Qué podés decirles a otros países de América Latina?

Que nos han inspirado. La trayectoria de Argentina, Chile y Uruguay, por ejemplo. Nos ayudó bastante el camino que han realizado en esta misma lucha. Entonces dijimos: “en otros lugares lo están haciendo ¿por qué acá no?”.