Cuatro veces Woodstock

Entre 1969 y 1999 se celebraron cuatro encuentros que intentaron revivir la mística de la primera edición del festival que marcó una era en la música y la política; aquí un breve recorrido a través de la cultura pop por cada una de esas ediciones.


image

La entrada para el primer y original Festival de Woodstock costaba $18 dólares ($24 en puerta). En 1999, las 200 000 personas que fueros hasta Rome, Nueva York para el cuarto refrito del festival más recordado de la historia tuvieron que desembolsar unos $150 dólares por su ticket. Muchas cosas habían cambiado en treinta años. Tal vez porque ahora sabíamos los experimentos ultrasecretos que la CIA había llevado a cabo durante la década del ’50 y ’60 con LSD, porque los charts estaban saturados de estrellas pop plásticas dirigidas a los adolescentes y preadolescentes de fin de milenio, porque a Bill Clinton no le molestaba admitir que había mantenido una “relación inapropiada” con una pasante interna de la Casa Blanca, Woodstock ’99 fue diametralmente distinto a su edición original. ¿Podíamos esperar algo distinto? ¿Acaso el mítico encuentro original no fue una expresión de su época también?

Después de 1969 hubo cuatro ediciones más que bajo el rótulo de Woodstock intentaron recrear el escenario de 1969. El primero de ellos tuvo lugar para el décimo aniversario del original. En realidad fueron dos encuentros: Woodstock Reunion ‘79 y Woodstock ’79. Era el año de la revolución iraní que cambiaría para siempre las relaciones internacionales con oriente medio; en Estados Unidos Jimmy Carter prometía devolver la confianza en la política que se había perdido tras Watergate, aunque todo terminó cuando el presidente denunció que un conejo había intentado atacarlo durante una pacífica tarde de caza. En las radios sonaba My Sharona de The Knack y Blondie cantaba “Una vez tuve un amor que fue divino / el amor es tan confuso que no hay paz en mi cabeza”. Ese mismo año la música disco había sufrido la icónica “Disco Demolition Night” cuando antes del segundo juego entre los Chicago White Sox y los Detroit Tigers una pila de vinilos con esa música de maricas y negros había ardido en señal de protesta a un costado del campo de juego. Algunos artistas participaron tanto en Woodstock ’79  como en Woodstock Reunion ’79,  tal es el caso de “Country” Joe McDonald (presente también en Woodstock ’69) o Rick Danko. Elliot Randall, Canned Hat y Richie Havens que habían estado en el festival original y también lo hicieron en esta celebración una década después.

Para celebrar los veinte años del mítico encuentro, se “organizó” Woodstock ’89. El denominado “Woodstock olvidado” fue más un encuentro espontáneo que un festival organizado. Ese año George Bush padre había asumido la presidencia del país. Estados Unidos estaba nuevamente organizando expediciones internacionales para asegurar que la democracia llegara a cada rincón del mundo, mientras se recuperaba del déficit que había dejado Reagan en el período anterior. La Guerra del Golfo, la invasión a Panamá, la caída del muro de Berlín y la Unión soviética terminaban con un mundo bipolar que había dirigido la política por más de cuarenta años. Los rankings de música ubicaban a Prince (The Artist en ese entonces) en lo más alto con su tema para la banda sonora del Batman dirigido por Tim Burton. El fin de bloque soviético anunciaba cambios y decepciones, y comenzaban las primeras sospechas de que los por entonces exitosísimos alemanes de Milli Vanilli en realidad no sabían una palabra de inglés y ni siquiera cantaban sus canciones.

Rich Pell fue el primero en llegar al lugar y quien dio el puntapié para un encuentro más bien improvisado. Pronto se corrió la voz de que algo estaba sucediendo (no hubo ningún tipo de convocatoria previa) y varios artistas se sumaron a la zapada. Entre ellos se encontraba Al Hendrix, padre de Jimi que durante la noche del festival y bajo un eclipse lunar brindó su música para celebrar las dos décadas de historia de Woodstock. Se calculó la participación del público en unos 150 000 asistentes.

Para los 25 años se celebró Woodstock ’94. Comenzaba así la historia de un festival más parecido a los que conocemos ahora, esto es, con las restricciones de circulación, ingreso de alimentos y bebida y demás requerimientos con los que nos tienen acostumbrados los organizadores hoy en día. Nombres: Sheryl Crow, Collective Soul, un joven Aphex Twin, Joe Cocker, Blind Melon, Cypress Hill, Nine Inch Nails, The Cranberries, Zucchero, Bob Dylan, Green Day, Santana. Los confusos años ’90 estaban comenzando. Nombres clásicos y bandas del momento se encontraron en el escenario. Un rumor indicaba que los Rolling Stones harían una aparición sorpresa, pero nunca sucedió. A cambio, se pudo ver a Bob Dylan que había rechazado participar en 1969 del festival. Ésta edición recibió el nombre de Mudstock (por ‘mud’, ‘barro’ en inglés’) después de una batalla campal con barro que se desató durante la presentación de Green Day. Se estima que participaron unas 350 000 personas.

En 1999 se celebraron los treinta años del festival con un nuevo encuentro, otra vez bajo una administración de la dinastía Bush. MTV transmitió gran parte del evento, aunque también estaba la posibilidad de suscribirse a la emisión por Pay Per View. Siendo el segundo revival con más convocatoria (detrás de Woodstock ’94) estuvo también signado por violencia, incendios, violaciones y un abrupto final. Los primeros incidentes tuvieron lugar durante la presentación de Limp Bizkit cuando algunas personas del público comenzaron a arrojar trozos de madera al escenario. El vocalista de la banda, Fred Durst, intentó calmar a la masa diciendo: “Hay gente lastimada. No permitamos eso. Pero tampoco nos ablandemos. Eso es lo que les provocó Alanis Morriette. Ya terminamos con la mala energía, ahora empecemos con la buena energía”.

El punto más alto de la violencia llegó con la presentación de Red Hot Chilli Peppers. Una organización promotora de la paz había repartido velas para organizar una vigila cuando la banda interpretara Under the Bridge. Las botellas plásticas tiradas por todo el campo fueron el combustible necesario para una gran fogata que terminó incendiando una torre de sonido y dando por finalizado el encuentro.

Korn, Jamiroquai, James Brown, The Offspring, The Chemical Brothers, Metallica son algunos de los nombres que formaron parte de esta edición, aunque no hubo presencia de ninguna banda que se hubiera presentado en el ya lejano festival de 1969. Tan lejano, que esta edición tuvo lugar en campos de la base aérea de Griffiss, donde al momento de realización del primer Woodstock, se entrenaban las fuerzas que llenaban de napalm la selva y los cuerpos en Vietnam.

¿Qué distancia histórica, política y musical había entre el mito de Woodstock ’69 y este fin de milenio? Tal vez la respuesta comience en un tema que Bacon Brothers (sí, la banda de Kevin Bacon y su hermano) compuso después de asistir a Woodstock ‘99, Summer of love: “yo y Joey en un jardín de asfalto / un viejo sol ardiente sobre nosotros / y pronto los fuegos comenzarán / pero éste no es el verano del amor”.